Margarita Ramos, una “GRAN SEÑORA”

Hoy es un dia muy triste para mi familia y para mi, hace unas horas, he perdido a una de las personas que yo más quería en este mundo, mi tía abuela Margarita Ramos, hermana de mi padre, y madre de la presidenta de Ramos Comunicaciones. La maldita enfermedad del cáncer, se ha cobrado una víctima más, y en esta ocasión, una Gran Señora que demostró la fuerza de vivir durante estos últimos 4 años luchando con esta enfermedad.

Mi tía Margarita nació en León, Nicaragua, tenía 76 años, pero con toda la vitalidad para vivir por lo menos como su padre, mi abuelo, 100 años. Ha vivido haciendo feliz a los demás, teniendo su restaurante donde tantas comidas ha dado a diferentes personalidades de la vida social y política de Nicaragua y gente anónima que iba a degustar a su rancho de Poneloya, su sabroso cóctel de conchas negras. Su hobbie, la guitarra, que en dúos con mi padre, pasaron momentos inolvidables.

Me conoció con 11 años, cuando por primera vez acompañé a mi padre a Nicaragua, y desde entonces he tenido un vínvulo especial con mi tía que me ha querido y me ha defendido siempre. He podido compartir muchos momentos especiales con ella, incluso cuando visitó Marbella, y la lleve a algunas de las fiestas del momento, al igual que ha mi tío, ahora viudo de Margarita.

Ha sobrevivido a erupciones volcánicas, sismos, terremotos grandes, hambrunas, huracanes como el Mitch y el último maremoto que inundó Poneloya en el 96. Sin embargo, el cáncer ha podido con ella. Deja 10 hijos que la querían con locura, y mi tío, su marido, Toñito, que con casi 100 años, y 50 de matrimonio, se queda sin su mejor compañía.

Mi tía, la GRAN SEÑORA, la llevaré siempre en mi corazón.

One thought on “Margarita Ramos, una “GRAN SEÑORA””

    Error thrown

    Call to undefined function ecs_html_e()