Riad La Maison Blanche de Tanger

A lo largo de mi carrera profesional he tenido la suerte de viajar a muchos países y decenas de ciudades. He visitado playas, museos, edificios, y centenares de hoteles, pero hoy mi reflexión va dedicada a un lugar mágico que ha cambiado mi vida, es un precioso y acogedor Riad en la ciudad marroquí de Tanger, se llama “La Maison Blanche”.

Primero quiero explicaros qué es un Riad, es una antigua casa de la ciudad con un patio iluminado por luz natural y por supuesto una preciosa fuente. Un servicio personalizado por sus empleados y no muchas habitaciones.

En Marruecos, hay muchos Riad, éstos pequeños hoteles de los que os he hablado, pero sin duda, para mi, el más mágico es el de sus propietarios Aziz Begdouri y Pilar Rodriguez, situado en el corazón de La Kasbah, un rincón histórico de las ciudad. Ya acercándote a la puerta de “La Maison Blanche” sientes el aroma que embriaga tus sentidos y te avisa de que vas a entrar a un lugar especial. Cuando cruzas el escalón entras en el mundo de relax, de la “Esencia de Tanger” como lo denominé en unos de mis reportajes, y empiezas a conocer la auténtica cultura tangerina.

Sus propietarios y el servicio, son los mejores anfitriones que puedes tener, no falta un detalle y siempre con una sonrisa en su cara disfrutarás del relax y la tranquilidad que emana de sus paredes.

Hablando de paredes y de decoración, tengo que destacar que además del encanto del edificio donde está construido el precioso Riad, el arte y la elegancia de éste lugar viene de la mano del famoso decorador francés Regís Milcent, que ha restaurado el edificio dandole un toque mágico y único con respecto a los demás.

En mis visitas a La Maison Blanche he disfrutado de muchos momentos, siempre con la atención de un hotel 5*, el descanso se hace un placer en sus cómodas habitaciones, los desayunos son exquisitos con vistas de la bahía y la ciudad de Tanger y los sabores de los productos típicos para el desayuno te hacen sentir una experiencia única.

mi querido amigo, el presentador de tv José Manuel Parada, que disfrutó junto a nosotros de la estancia en el Riad, me describía el lugar como la pieza clave para sentir de verdad que estás en una ciudad marroquí, y sin duda el viajar a Tanger y alojarse en La Maison Blanche te hace volver a tu casa con la sensación de haber estado en el corazón de la ciudad marroquí.

Desde que he visitado éste mágico lugar y tengo la suerte de tener el cariño de sus propietarios, mis estancias en Tanger son únicas, momentos especiales que nunca olvidaré.

Sin duda, La Maison Blanche de Tanger es un nuevo descubrimiento feliz en mi vida. Espero que para vosotros lo llegue a ser algún día.

Deja un comentario